miércoles, 5 de junio de 2013

Divagaciones

Perseguir estrellas con alas de cera,
sostener entre los brazos huracanes,
con mis alas sin pasar noches en vela,
que el destino vuelva solo, sin pensarme,
detener en las agujas los latidos,
que a rugidos sordos quieren avisarme,
que los años son un peso merecido,
no ha nacido un asesino que me salve,
una historia que remiende los sentidos,
solo un sueño que pasaba a saludarme,
despertarme y que nada haya ocurrido,
me decido y otra vez vuelvo a acostarme.