miércoles, 29 de mayo de 2013

Ciudad maldita

En las ruinas de una ciudad con olor a catástrofe, bajo los escombros de edificios y entre nubes de polvo tóxico, se encuentran historias enterradas en suspiros, bañadas en lágrimas, mordidas por el fuego del olvido y los gritos enterrados en silencio, de una verdad que se escapa. El Sol, apenas tenue destello entre un techo de plomo, deja a la vista la oscura presencia del miedo entre las paredes rasgadas, mientras polvo de cristal moja las calles y el vacío se apodera de esa mirada, ese reflejo de mujer desconsolada que contempla como a su hija se le abre la piel, derritiendosele entre las manos temblorosas por caer en las garras del hambre. Ciudad maldita, infierno nuclear, cementerio de ilusiones. Bienvenidos a Chernobyl.