miércoles, 10 de abril de 2013

Tempo Mortem

Oigo los latidos del instante que se escapa,
cual fuerza del dolmen inamovible,
en presencia del control intangible,
como el miedo de la sombra que lo atrapa,
se pierde entre los vivos como el aire,
se olvida entre los muertos como el agua,
entusiasma en el principio de su baile,
y se recuerda en cementerio de nostalgia.

J.Rodriguez