miércoles, 13 de febrero de 2013

Sabor a Sol Podrido

Dialogando con las sombras ignorantes,
me ahogo entre sus brazos de cemento,
destilando los olores de un sedante,
entre muerta carne y sobras del momento,
por el dolor de los latidos incesantes,
me desangro en el color de pensamientos,
en cartones llenos de cristal cortante,
el sabor de un sol podrido por el tiempo.

J.Rodriguez